viernes, 3 de octubre de 2014

PSICOANÁLISIS Y EDUCACIÓN

LA EDUCACIÓN ES GRUPAL


            En el proceso de aprendizaje se trata de ¿enseñar o dejar aprender? Educar es una tarea imposible en el sentido de que siempre hay que tener en cuenta al sujeto de la experiencia, en este caso al que decidió posicionarse como alumno. Es cierto que el educador desempeña una función imprescindible (ya qua nadie nace sabiendo y solos nada podemos). En todo aprendizaje el que enseña algo aprende y el que aprende algo enseña. El lenguaje no tiene dueño ni esclavos, todos tenemos el derecho a ser usuarios en el campo del lenguaje, de la función en la palabra.
Partiendo de poesía (histórico instrumento de conocimiento) y del psicoanálisis (científico método en la producción de saber), sabemos que ley, límites y crecimiento hay para todos, aunque sabemos que algunos no podrán, alguno nunca querrá. Hay cuestiones que no tienen arreglo y debemos admitir que eso es un límite. Así como la ignorancia es una pasión del ser, el amor y el odio también son pasiones cuya dimensión puede devolvernos la poesía e interpretar el psicoanálisis.
Heredar todos hemos heredado (el lenguaje, una familia, una ciudad iluminada, bibliotecas, estadios deportivos…) pero no alcanza con haber heredado. Sin el trabajo permanente de hacer propio lo ya heredado, sin el trabajo de hacernos sujetos hablantes y deseantes, psíquicos y sociales, sin ese proceso humano por excelencia, difícilmente se ingresa en lo que denominamos proceso de educación.
No se puede ser puro símbolo, ni sólo carne, no se puede abandonar lo biológico que nos acompaña desde el nacimiento por proceder de padre y madre. la especie siempre está presente, no se puede educar lo animal, se puede domesticar.
Lo que se puede es dejar huellas, marcas indelebles de la presencia de un sujeto para otros que vendrán, ya que el símbolo es previo a todo lo real y la realidad es metáfora de todo lo posible. Un ejemplo: gracias a las metafísicas se produjo, entre otras cosas, la fórmula de la velocidad y gracias a la física, se inventó la máquina herramienta y la producción en serie.  Y gracias a otros pensadores y científicos, en la actualidad disponemos unas expectativas de vida, salud y educación diferentes.
En el mismo planeta habitan pensamientos con elevada carga de prejuicios o una moral individualista convive con ideologías grupales. Hasta la ignorancia es docta, si el que escucha conoce la existencia de conceptos teóricos como el Inconsciente.
Y no consiste sólo en acceder al saber o al conocimiento (cuestiones que son diferentes) sino de saber qué sujeto es el que accede, de modo que si el que lo realiza lo hace como trabajo de apropiación de algo “ya hecho” ya realizado, será una cosa, pero si el que accede “se tiene que hacer”, es decir algo se debe transformar para apropiarse será otra cuestión, que conlleva una complejidad. Nadie dice que sea fácil crecer, en un mundo donde casi nadie tolera a casi nadie, en un mundo donde un desacuerdo se pretende resolverlo bélicamente. Estudiar, aprender y crecer, implica todos los casos al sujeto en una red social, significante, productiva y estética.

(continuará)

Del texto “Psicoanálisis y educación”
Dr. Carlos Fernández

2 comentarios: